Es obvio a partir de esta lista que se pueden prevenir muchas de las causas que dañan las células cerebrales y por ende la epilepsia, por medio de buenos hábitos sanitarios y teniendo precaución en las carreteras y durante las diversiones. Por ejemplo, 540,000 estadounidenses se lesionan la cabeza cada año sólo en accidentes automovilísticos y, de estos, casi 20,000 sufrirán ataques epilépticos constantes como resultado. Por lo tanto, la prevención de la epilepsia se enfoca en evitar lesiones en la cabeza y en el cerebro simplemente observando los siguientes puntos:

Como consecuencia, la prevención de la epilepsia se centra en evitar las lesiones del cráneo y cerebrales mediante los siguientes consejos:

  • Maneje todos los vehículos con precaución: utilice cinturones de seguridad, respete los límites de velocidad y lleve cascos de cabeza cuando sea apropiado.
  • Reduzca al mínimo los riesgos en las actividades de recreo (lleve protección en la cabeza cuando haga el deporte de monopatín, cuando juegue al fútbol o al béisbol y tenga precaución cuando bucee, escale, etc.)